¿Que son las Tercerías?

¿Que son las Tercerías?

Imprimir

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

¿Fue un receptor judicial a embargar bienes suyos en un juicio ejecutivo de cobranza? La respuesta para proteger sus bienes está en intentar una de las llamadas Tercerías. En Clark & Cía Abogados somos especialistas, con un alto índice de éxito al intentar estos procedimientos. A continuación, dejamos una guía explicativa de este procedimiento.

¿Qué es son las Tercerías?

 En general, en materia jurídica una tercería implica la intervención de un tercero en un juicio cualquiera.

 Ahora bien, las Tercerías en el procedimiento ejecutivo son un procedimiento accesorio a un juicio ejecutivo (o de cobranza), en el cual, una tercera persona distinta del ejecutante (persona que pretende un derecho de cobro o llamada acreedor) y del ejecutado (persona sobre la cual se embarga, es decir el deudor) hace valer un derecho que obsta al pago total o parcial del ejecutante con los bienes embargados. 

En el juicio ejecutivo se da la particularidad que pueden intervenir terceros haciendo valer determinados derechos que la ley establece especialmente para este juicio, lo que también marca una diferencia con las tercerías que pueden hacerse valer en los otros juicios. En el juicio ejecutivo las tercerías están especialmente reglamentadas de manera que la intervención de terceros es restringida.

El art. 518 CPC establece que lo que se puede pretender a través de una tercería sería lo siguiente

Dependiendo de estas pretensiones las tercerías tienen un nombre, de dominio, de posesión, de prelación y de pago.

La posibilidad de hacer valer estas tercerías demuestra que el embargo sobre bienes determinados no le da al acreedor ninguna preferencia especial respecto de otros acreedores del deudor (principio fundamental), porque de acuerdo con la ley sustantiva todos los acreedores tienen derecho sobre los bienes del deudor para perseguir sus créditos.

Específicamente con las tercerías de prelación y de pago lo que se persigue es asegurar el pago de la obligación pendiente, porque puede darse la paradoja de que el acreedor que logró el embargo en el juicio ejecutivo incluso no lo logre que se pague su crédito, porque hay un acreedor preferente que hizo valer su derecho, o bien que tenga que distribuirse proporcionalmente entre los distintos acreedores lo que resulte de la liquidación de los bienes.

Tipos de Tercerias:

Según el objeto que tienen, estas pueden clasificarse en:

En este caso nos referiremos principalmente a las tercerías de dominio y posesión, toda vez que son estas las que frecuentemente se usan para proteger bienes de terceros en juicios de cobranza:

Esta tercería sería la intervención de un tercero que en este caso reclama para que se le reconozca su derecho de dominio respecto de los bienes embargados. Lo que se pretende es que esos bienes sean excluidos del embargo, justamente porque son de dominio del tercero (que se alce el embargo sobre esos bienes)

Como antecedente de esta tercería, la ley establece que el ministro de fe que practique el embargo debe dejar constancia de toda alegación que haga un tercero precisamente invocando su calidad de dueño o poseedor del bien embargado, art. 450 inc. 2º parte final del Código de Procedimiento Civil. También art. 455 inc. final señala que  en cuanto a que el retiro de las especies embargadas no se puede ordenar sino después de 10 días de trabado el embargo (es decir, de anotados los bienes por el receptor judicial).

El hecho de que un tercero reclame no es suficiente porque necesariamente tiene que hacer valer la tercería.

La oportunidad, estando en trámite el juicio ejecutivo para hacer valer esta tercería, es desde el momento mismo en que se produce la traba del embargo y hasta que no se efectúe la tradición de los bienes embargados después de realizados (es decir desde que se anotan los bienes por el receptor judicial, hasta que se entregan al adquirente en el remate público o subasta que se lleva a cabo).

A. Requisitos para que pueda ser interpuesta

La tercería se hace valer por escrito a través de una demanda, la que debe ser presentada dentro del juicio ejecutivo en que se trabó el embargo. En él, el demandante es el tercero y la dirige tanto contra el ejecutante como contra el ejecutado. Debe cumplir la demanda los requisitos del art. 254 CPC, esto se desprende de lo que dice el art. 523 que señala que si no se cumplen no se dará curso a la demanda, a diferencia del juicio ordinario en que el juez puede no dar curso a la demanda si falta alguno de los requisitos 1 a 3 del art. 254.

La parte petitoria es importante, lo que se solicita es que se le reconozca el derecho de dominio del tercero y que consecuencialmente el bien o bienes embargados se excluyan del embargo y se le restituyan al tercero.

Esta demanda también debe cumplir los requisitos de la ley 18.120, o sea con patrocinio y poder (designación de abogado patrocinante y mandatario judicial).

En cuanto a la tramitación de esta tercería la ley señala que la tercería de dominio se seguirá en ramo separado (es decir, se tramita en forma separada) por el ejecutante y ejecutado, según las normas del juicio ordinario.

C. Efectos de la interposición de esta clase de tercerias:

Interpuesta esta demanda (se notifica personalmente) sus efectos se analizan respecto a los dos cuadernos del juicio ejecutivo:

La jurisprudencia ha entendido que este instrumento público debe ser precisamente el medio de prueba fundamental del dominio, por lo mismo es importante acompañarlo en la demanda de la terceria. En los demás casos (sin instrumento público o que éste no es anterior a la demanda ejecutiva) el procedimiento de apremio no se suspende, y en este caso la ley le otorga al tercero el mismo derecho que tendría el ejecutante de poder sustituir el embargo, lo que significa que el tercero podría consignar el valor de la deuda con lo cual recupera el bien embargado, a la espera de lo que el juez resuelva en la tercería, esa consignación no significa que pague la deuda. Este derecho lo establece el art. 521 inc. final.

D. Fallo de la tercería: Puede acoger o rechazar la tercería:

Es la intervención de un tercero en el juicio ejecutivo quien solicita en este caso que se le reconozca y respete su posesión respecto de los bienes embargados y por lo mismo solicita que los bienes seas excluidos del embargo por encontrarse en su poder y presumirse que él es dueño, y también solicitando que se le restituyan si ya no están en su poder, art. 518 nº 2.

En cuanto a la oportunidad es igual que en el caso anterior. También esta tercería se inicia con la interposición de la respectiva demanda de tercería, igual que en el caso anterior, pero se diferencia en cuanto a su tramitación, pues el art. 521 establece que las tercerías de posesión, prelación y pago se tramitarán como incidentes, es decir se tramita como una cuestión accesoria a la principal. Más info puede encontrar acá

Esta demanda igualmente va dirigida contra las partes principales del juicio y debe cumplir los requisitos de toda demanda y de la ley 18.120 sobre comparecencia en juicio.

A. Efectos que produce su interposición

B. Fallo:

 Similar al caso anterior:

Para lo demás, haga click en nuestra sección de contacto, para que lo asesoremos y proteja sus bienes.

Contáctenos Ahora

Tags: